Los holandeses  han  encontrado la curiosa manera de reciclar  las  enormes grúas portuarias. Se trata del Hotel  Crane, localizado en Harlinger (Holanda). Una vieja grúa construida en 1967,  empleada hasta el año 2001 en las tareas del puerto y que posteriormente ha sido remodelada durante dos años para convertirse en un hotel de lo más original.

 

 

La habitación, que es la antigua sala de máquinas tiene unos 17 metros de altura  y se accede a ella a través de unos ascensores. Una vez dentro puedes  acceder a la cabina y ponerte manos a la obra y empezar a girar la grúa a cualquier dirección para escoger las vistas que más te gusten. Tiene la movilidad de 360º, pero ten cuidado de no dar muchas vueltas no sea que te marees.

 

 

 

La habitación es de los más moderna y esta equipada con  todo lujo. Por la mañana te llevan el desayuno  y te lo dejan preparado en el área de picnic  acondicionada en la parte superior.  La capacidad es de un máximo 2 personas y su tarifa varía según las fechas de  319€ hasta  719€

El hotel se encuentra en la zona portuaria de la ciudad, lo que le ofrece al turista unas vistas más que bonitas al puerto. En la zona hay muchos comercios y restaurantes donde poder disfrutar de la cocina holandesa e internacional.